Cualquier hombre o mujer puede dirigir su petición de entrada a nuestra Logia. Una  vez sea recibida bien a través de un masón, por carta o email, tendrá lugar una entrevista entre un miembro de la logia y el candidato o candidata, lo que  permitirá valorar la solidez de sus motivaciones.

Será importante aclarar las dudas al candidato o candidata, así como hacerle saber que hay otras opciones masónicas diferentes en Asturias, además de indicarle cuales serán sus obligaciones.

Una vez comprobado que sus motivaciones son profundas y serias,  se celebrarán tres entrevistas con distintos miembros de la logia -aplomaciones-, encargados de la redacción de un informe acerca de la  personalidad y características del candidato desde diferentes puntos de vista: el individuo en sí, el ser moral, y el ser social. Con ocasión de la primera entrevista, el candidato o candidata habrá de cumplimentar una reseña autobiográfica,  donde además manifestará carecer de antecedentes penales.

Realizado lo anterior se convoca al candidato o candidata a lo que se conoce como “Pase bajo Venda”, donde en un primer momento serán leídos los informes en logia para, posteriormente, interrogar al candidato y poder conocerlo mejor. En último lugar se realiza la conocida votación sobre la admisión a las pruebas que envuelven la ceremonia de iniciación y que se lleva a cabo valiéndose de unas bolas blancas y negras.

En cualquier momento del proceso la persona candidata puede negarse a continuar por las razones que considere sin necesidad de dar más explicaciones. La logia respetará siempre su decisión.

Las “pruebas”.

A lo largo del proceso de admisión, que puede durar entre dos a tres meses, la candidatura es notificada a los servicios administrativos del Gran Oriente de Francia,  una vez que éste se pronuncia favorablemente, la persona que conocemos como profana o candidata es llamada para someterse a lo que conocemos como “pruebas”.

La  admisión a las pruebas  es la expresión de la tradición secular del GOdF, desarrollada con pleno respeto a la voluntad manifestada por quien quiere integrarse en la Logia.

Estas pruebas representan la más original tradición iniciática masónica que precedían al ingreso de un nuevo miembro.

Las pruebas tienen  lugar  en una Tenida Extraordinaria, celebrada con arreglo al Rito en el que se trabaja  que, como hemos dicho, es una pauta de organización de los encuentros que celebran las logias.